Para iniciar el año necesitaba algo nuevo, algo que no hago normalmente… ¡como hacer deporte!. Y pues ni modo, al principio me costó, pero después me dio coraje ver acá que hay más de 40 disciplinas deportivas que ofrece la UNAM sin costo y uno quedándose aplastado haciendo panza y acabándose la vida de la manera más burda y estúpida que hay. Así que decidí hacerle frente a mi problemita y hacer algo diferente. Tardé un poco en escoger, dados mis horarios escolares y no académicos, mi única opción era realizar alguna actividad por las tardes-noches; así que revisando las horas en que se ofrecían las clases sólo restó(no recuerdo que haya quedado otro) Kendo. Alguna vez había escuchado de él, nunca me llamó en realidad la atención pero total… ¡escribí un correo!. xD

Escribí un correo y me contestaron muy amablemente que primero debía ir a una clase, con ropa cómoda y ver si el Kendo era lo mio, después me pedirían lo que fuera que necesitara. Hurté entonces un pants de mi papá y una playera de mi hermano y casi obligado por mi familia, fui a la clase. Al llegar, lo de siempre, el niño tímido que nomás espera a ver que pasa, en eso, un chavo(ahora sé que se llama Jorge) me preguntó si iba yo a la práctica y me invitó a pasar al dojo. No sabía yo que onda, pero como vi que estaban corriendo, ps… a darle, para después hacer unos ejercicios más con unos gritos de palabras raras que después me enteraría, eran los números en japonés. Me cansé, como buen sedentario en reciente activación, sudé como nunca y nada más fue para calentar. Ahora venía lo bueno, nos prestaron(a mi y a otros nuevos) un Shinai, una especie de espada de bambú(varios más de grafito) y nos pusieron a hacer unos ejercicios, gritando Men, Kote y Do. Había leído con antelación que en una práctica de Kendo el cansancio era mucho mayor que tener sexo, correr más de una hora y cosas por el estilo; no lo creí, hasta ese día, terminé hecho sopa.

Mi primera clase me encantó, y si hay algo que se grabó fue la actitud de todos los Sempai(alumnos avanzados), así como había que obedecerlos y respetarlos, ellos respetaban y además cuidaban de todos los de grados inferiores. Igual no se me olvida lo que me dijeron en mi primer regaño:

¡Grite usted, si no sabe que decimos, grite cualquier cosa. En el Kendo puede faltarle técnica, pero nunca puede faltarle Espíritu!.

De ahí me quedaron ganas de regresar. De eso ya hace casi un mes. He faltado a algunas clases por cuestiones escolares o de la casa, pero cuando puedo ir, ahí estoy. Hace poco me compré mi Shinai, nada ostentoso, el más barato, pero mío.

El miércoles que viene presentaré mi primer examen, espero obtener algún grado; en el Kendo existen 7 Kyu y 10 Dan. Los Kyu(algo así como los grados de aprendíz) son los grados anteriores a los Dan(algo equivalente a cinta negra). Espero obtener al menos 7º Kyu(el más bajo) y de ahí seguir practicando. Uno de mis Sempai dice que algo prudente es ir presentando exámenes cada 2 ó 3 meses, dependiendo de la dedicación.

Si uno ve videos de Kendo, parece muy sencillo(a mi me parecía así), la realidad es otra, es muy complicado siquiera simular el movimiento sin un oponente enfrente y a la hora de golpear o mejor dicho, querer hacer un corte es aún mucho más complicado, sin mencionar el cansancio inmenso; con 5 minutos de hacer cortes seguidos, uno tiene para sudar hasta quedar como sopa aguada.

Y después de tanto choro, ¿qué es el Kendo?. Bueno, a leer la wiki.😛

Lo que si les dejo es el propósito del Kendo:

Moldear la mente y el cuerpo,
Cultivar un espíritu vigoroso,
Y mediante la práctica correcta y rigurosa,
Esforzarse para mejorar en el arte del Kendo.
Apreciar la cortesía humana y el honor,
Relacionarse mutuamente con sinceridad,
Y perseguir siempre el desarrollo de uno mismo.

Y lo anterior con el fin de ser capaz de:

Amar a su país y a la sociedad,
Contribuir al desarrollo de la cultura
Y promover la paz y la prosperidad entre todas las personas.

Seguiré reportando mis avances en Kendo, así como posteando algunos videos de ésta arte marcial japonesa.

Saludos.

4 responses »

  1. sonny_taz says:

    …y, si no te has dado cuenta…

    Kendo también te ha dado una madurez en las letras (no me refiero a la ortografía ni a la sintaxis).

    Felicito el crecimiento de tu madurez, en este par de meses.

    Saludos!

  2. ale says:

    hola!!!
    que bueno que te este gustando el kendo,
    aprendas más de esta arte marcial y cuides tu salud.

    Yo también practico kendo en la UNAM pero en las mñanas
    y tiene de hecho un mes y cachito que entre y desde que comence
    a practicarlo he aprendido muchas cosas y relacionarlas con la vida,
    además de que por fin creo que encontre mi deporte.

    saludos!! sigue practicando.

  3. CARMEN says:

    ACABO DE LEER TU ARTICULO Y ME INTERESO MUCHO. MI PREGUNTA ES SI TAMBIEN ¿LAS MUJERES PUEDEN PRACTICARLO?. EL KENDO ES TODA UNA FILOSOFIA DE VIDA Y HE TENIDO LA INQUIETUD DE PRACTICARLO DESDE HACE YA VARIOS AÑOS.

  4. Ivan says:

    Hola Carmen. Claro que si. Yo conozco muchas chicas(y grandes) que lo practican, otra de las cosas geniales del kendo es que no hay distinción de género, edad e inclusive discapacidades; con el tiempo verás que muchas veces se da David vs Goliat. Que bueno que estés interesada en ello, por cierto, yo llevo más de un año de no practicarlo y ya es tiempo de regresar.

    Saludos y gracias por el comentario.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s