Se le llama bogu al conjunto de protecciones(armadura) utilizada en el Kendo. Comprende lo siguiente:

  • Men. Protección de la cabeza. Casco.
  • Do. Protección del torso.
  • Kotes. Protección de las manos, muñecas y antebrazos.
  • Tare. Protección de los costados y cintura.

¿Y a qué viene lo anterior?. Pues a que ya hace unas semanas(como 2) hicieron el favor de prestarme un bogu para la práctica de Kendo y ¡fue sencillamente maravilloso!. Es completamente otro mundo, inclusive el ponerse el equipo hace que te den nervios, pero de esos nervios que te gusta sentir y volver a sentir una y otra vez, si, algo así como cuando estás enamorado… bueno, no es lo mismo evidentemente, pero no encuentro como describir la sensación[no te enojes mi vida, a ti te quiero mas :-P].

Había estado leyendo y viendo videos de como se coloca el equipo, pero cuando estás ahí, no te funciona, aunque si ayuda bastante no llegar en cero. El tare y el do no tienen tanta bronca, es similar a ponerse el keikogi y la hakama, la bronca llega cuando se pone uno el tenugui, un tipo paliacate que se coloca en la cabeza antes del men para atrapar el sudor; normalmente no te queda a la primera, debe quedar muy muy ajustado. Total, después de hacerle 5 minutos al cuento y medio ponérmelo, vendría lo complicado, colocarse el men. Ponerse el men las primeras veces es un teatro, debe uno de ajustarlo a la perfección y acomodar los himos(hilos que sirven para amarrar el men) de manera correcta, y después de amarrarlo(si es que lo logras) debes asegurarte de que la longitud de los himos ya atados sea la misma. Obviamente después del men, hay que ponerse los kotes, cosa por demás sencilla, comparada con todo lo demás.

Con la novedad de que tener el men al principio resulta incómodo y no apto para claustrofóbicos. Te quita visibilidad hacia los costados, no escuchas prácticamente nada, te aprieta las orejas, no puedes mover casi el mentón(abrir la boca pues) y si te queda chico, como me sucedió hoy, la segunda vez que me puse equipo, te aprieta los cachetes de tal manera que sientes que te sacaron 3 muelas de cada lado y que aún sigues hinchado por la cirugía.

Aún con lo anterior se siente genial, al menos yo, siento que me transformo en otra persona, una gran parte del cansancio se esfuma, enfrente de ti tienes a tu oponente y, sin olvidar la etiqueta y el respeto que le debes, es él o tu, tratas de juntar todo tu espíritu, todos tus conocimientos y te lanzas al combate.

Tuve el honor de que mi primer keiko(combate) haya sido con Maya Sensei, que, para decirlo propiamente, me acomodó una paliza impresionante, no sin antes permitirme, de manera muy cortés, dar unos cuantos golpes.

El día de hoy fue un poco diferente, tuve tres combates, el primero con Sempai Ulises, el más avanzado de todos(3er Dan), a quien siempre es un gusto ver combatir. Después con Sempai Oscar, que me pareció bastante bueno, resalta en demasía cuando se pone el bogu, muy modesto sin el. Y al final Sempai Paulina, agresiva y certera, a quien creo que en un choque lastimé un poco la muñeca sin querer; mi culpa por completo pienso yo, trataré de ser más cuidadoso.

Quiero comprar mi bogu lo antes posible, es como se dice, «otra onda». Por cierto, gracias Sensei por la playera que me obsequió el día de hoy.

El Kendo es de las mejores cosas que me han pasado. Me cansa, me desestreza, me divierte, me disciplina y me apasiona.

[No te enojes tanto corazón, a ti te quiero mas. xD]

Como me encantaría que mi Papá estuviera aquí…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s